Bajo la guadaña del amianto-Trabajadores de El Prat impulsan una demanda por la ansiedad que les ocasiona la latencia nociva de este material

La angustia se acrecienta cuando se someten al test médico anual para saber si han desarrollado alguna patología

Vivir con la angustiosa sensación de saberse con una bomba de relojería adosada al pecho. Esa es la insoportable realidad que acompaña a miles de trabajadores que estuvieron expuestos al amianto, uno de los materiales más nocivos para la salud. Deben convivir con la congoja y el desasosiego de desconocer cuándo se activará ese temporizador, el mayor riesgo potencial que pende sobre su salud. Prohibido en la UE desde el 2002, la pesadilla de las terribles enfermedades que acarrea el asbesto no cesó con el veto administrativo. El reloj no se detiene para un componente cuya latencia en el cuerpo humano puede perdurar durante décadas.

Una ansiedad perenne que se acrecienta las semanas previas a la revisión médica anual a la que se someten los trabajadores para saber si todo va bien o el monstruo ha hecho acto de presencia. “Es cuando más notas la espada de Damocles sobre tu cabeza. Vas con verdadero pánico y no te sacudes esa sensación hasta que no te confiman que está todo bien; y lo mismo se puede decir de tu familia“, explica José Luis Gómez, que fuera trabajador de la antigua planta de Honeywell en El Prat (actualmente absorbida por Federal Mogul, con sede en la Zona Franca) y vicepresidente de la Asociación de Víctimas Afectadas por el Amianto de Catalunya (AVAAC) .

 

 

 

Continua: Aquí

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s