Canadá: ¿se está librando el trigo ecológico del problema de las micotoxinas?

El Fusarium es un hongo que afecta a muchas familias de plantas cultivadas, y resulta especialmente peligroso por su capacidad de producir micotoxinas. Antes de comercializarse determinados productos (en este caso, trigo) es necesario medir sus niveles de micotoxinas, y por encima de un determinado umbral no se permite su venta. Para evitar la proliferación de estos hongos los agricultores convencionales suelen utilizar fungicidas, a diferencia de los ecológicos. Un fungicida es una sustancia capaz de eliminar los hongos.

Es por esto que estas observaciones, que nos llegan desde la zona oeste de Canadá, resultan extrañas. Allí, al parecer, los productores de trigo convencionales (que utilizan fungicidas) están teniendo grandes problemas con la proliferación del Fusarium, mientras que los productores ecológicos (que no los usan) no los tienen. Nótese que no estamos hablando de trigo transgénico, que no existe (en otras especies como la soja transgénica tolerante a glifosato también se han observado mayores problemas con el Fusarium, pero las explicaciones no parecen aplicables a este caso), sino de una comparación entre trigo ecológico y trigo no transgénico pero cultivado con métodos “convencionales” (fertilizantes de síntesis, pesticidas de síntesis, etc).

Lamentablemente no disponemos de datos sistematizados para poder extraer conclusiones claras, sino que de momento todo lo que hay son observaciones de algunos agricultores y comercializadores de la zona. Por el momento, además, no parece que haya interés en recoger estos datos de una forma más fiable, así que resulta importante tomar estas declaraciones como lo que son: testimonios de personas implicadas.


Título: El trigo ecológico se libra de las micotoxinas
Origen: The Western Producer
Autor/a: Robert Arnason

Cody Straza no lo entiende.

El pasado año, mientras que la fusariosis de la espiga del trigo afectaba a miles de productores convencionales de Saskatchewan, Straza y otros agricultores ecológicos parecían estar protegidos de esta enfermedad fúngica.

Straza cultivó kamut en su explotación cerca de Wood Mountain, Sask., y apenas tuvo problemas con el Fusarium o las micotoxinas que produce, como el desoxinivalenol (DON).

“Le hicieron los análisis para medir el DON y los pasó sin más preguntas,” dice Straza, vicepresidente de SaskOrganics.

El Fusarium no ha sido un tema importante en las reuniones de productores ecológicos de este invierno en Saskatchewan, añade.

“En el mundo de los ecológicos no es una cuestión prioritaria. La gente lo sabe… pero no es un tema candente.”

Esta falta de preocupación es rara, porque el Fusarium y las micotoxinas han sido un problema gravísimo para los productores convencionales de cereal de Saskatchewan en el pasado año.

La cosecha de trigo de 2016 fue una de las peores que se han registrado en cuanto a niveles de Fusarium y DON en muchos distritos de las Praderas canadienses.

Este hongo afectó a todos los tipos de trigo, pero en Saskatchewan afectó especialmente al durum. Algunos productores se preguntan si sigue siendo posible cultivar durum en su explotación, porque muchos no pueden superar los análisis de contaminación por micotoxinas. El durum y otros cereales deben tener niveles de DON por debajo de ciertos niveles para poder entrar en la cadena de alimentación humana o animal.

“A estas alturas el riesgo de Fusarium está afectando muy muy seriamente a nuestra capacidad para cultivar trigo durum con éxito” afirma

Cody Straza no lo entiende.

El pasado año, mientras que la fusariosis de la espiga del trigo afectaba a miles de productores convencionales de Saskatchewan, Straza y otros agricultores ecológicos parecían estar protegidos de esta enfermedad fúngica.

Straza cultivó kamut en su explotación cerca de Wood Mountain, Sask., y apenas tuvo problemas con el Fusarium o las micotoxinas que produce, como el desoxinivalenol (DON).

“Le hicieron los análisis para medir el DON y los pasó sin más preguntas,” dice Straza, vicepresidente de SaskOrganics.

El Fusarium no ha sido un tema importante en las reuniones de productores ecológicos de este invierno en Saskatchewan, añade.

“En el mundo de los ecológicos no es una cuestión prioritaria. La gente lo sabe… pero no es un tema candente.”

Esta falta de preocupación es rara, porque el Fusarium y las micotoxinas han sido un problema gravísimo para los productores convencionales de cereal de Saskatchewan en el pasado año.

La cosecha de trigo de 2016 fue una de las peores que se han registrado en cuanto a niveles de Fusarium y DON en muchos distritos de las Praderas canadienses.

Este hongo afectó a todos los tipos de trigo, pero en Saskatchewan afectó especialmente al durum. Algunos productores se preguntan si sigue siendo posible cultivar durum en su explotación, porque muchos no pueden superar los análisis de contaminación por micotoxinas. El durum y otros cereales deben tener niveles de DON por debajo de ciertos niveles para poder entrar en la cadena de alimentación humana o animal.

“A estas alturas el riesgo de Fusarium está afectando muy muy seriamente a nuestra capacidad para cultivar trigo durum con éxito” afirma Levi Wood, presidente de la Asociación de Productores de Trigo de Canadá Occidental y agricultor de la zona de Regina.

Will Oddie, cuya explotación está también cerca de Regina, no está tan preocupado. La temporada pasada ha tenido una buena cosecha de trigo en su granja ecológica, y “libre de Fusarium”.

Oddie estuvo en marzo en un taller para productores ecológicos de Saskatchewan y no salió el tema de la enfermedad.

“No he oído que los productores ecológicos tengan intención de evitar cultivar trigo ni cereal en general por esto,” añade Oddie.

La experiencia de Oddie, Straza y otros productores ecológicos llama la atención, no sólo porque el tiempo húmedo suponía que las condiciones en Saskatchewan para que se diera el Fusarium eran ideales, sino también porque los productores ecológicos no utilizan fungicidas.

David Miller, profesor de química de la Universidad de Carleton y experto mundialmente reconocido en micotoxinas sostiene que los estudios y la experiencia agrícola muestran que los fungicidas resultan críticos a la hora de controlar el Fusarium y las toxinas relacionadas en el trigo.

“En áreas en las que la fusariosis de la espiga del trigo es crónica diría que es imposible producir harina con niveles adecuados de DON en un año de riesgo sin fungicidas,” dice Miller, quien ha participado en comités de expertos de la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) estadounidense.

“Yo no sé, ni nadie en el mundo sabe, cómo producir de forma efectiva cereal pequeño en zonas de riesgo en años de riesgo sin fungicidas. Eso es un hecho.”

Si Miller tiene razón, el trigo ecológico de la temporada pasada en Saskatchewan debería haber estado cargado de micotoxinas, especialmente el trigo cultivado en la zona sudeste de la provincia, donde la plaga de Fusarium fue especialmente grave.

Sin embargo, este no parece haber sido el caso.

Tristan Gill, un comercializador de Westaqua Commodity Group, que compra cereal ecológico en Vancouver, señala que la vomitoxina (DON) ha afectado a algunos productores ecológicos, pero que no ha sido algo muy extendido.

Prácticamente todo el trigo ecológico que ha comprado a los productores de las Praderas tenía niveles aceptables de micotoxinas.

“No parecía un problema muy grave… nada fuera de lo normal,” dice Gill, y añade que ha hablado con molinos harineros de Regina, British Columbia y Estados Unidos que procesan trigo ecológico.

“No hay ninguno que haya tenido problemas para encontrar productos por la vomitoxina, en absoluto.”

Gill admite que es “contraintuitivo” que los agricultores que no tratan el trigo con fungicidas tengan niveles más bajos de Fusarium y micotoxinas, pero parece que en 2016 ha sido así.

Straza también dice que los agricultores de su zona están intrigados. No entienden cómo el sistema ecológico parece haber protegido al cereal del Fusarium.

“Algunos de mis vecinos que cultivan en convencional me llaman y me preguntan qué diferencia hay. Yo la verdad es que no puedo explicarlo,” dice.

“No hay datos, no hay pruebas de que un sistema sea resiliente ante el Fusarium y el otro no.”

Myriam Fernandez, investigadora de Agriculture Canada en Swift Current (Saskatchewan) señala que existen estudios científicos europeos que muestran que los sistemas ecológicos presentan niveles más bajos de Fusarium que los convencionales.

“Llevo más de 20 años trabajando con la fusariosis de la espiga del trigo,” dice.

“No he sido capaz de hacer lo mismo aquí en Canadá.”

Sin embargo, lleva años oyendo historias en Canadá Occidental que sugieren que los productores ecológicos tienen menos problemas con la fusariosis de la espiga del trigo que los convencionales.

Hay un estudio científico sobre la podredumbre de la raíz por Fusarium que concluía que el hongo está presente a niveles más altos en los cultivos convencionales que en los ecológicos.

“No es sólo la fusariosis de la espiga. También hay otras enfermedades que están presentes a niveles más bajos (en ecológico), y nadie sabe (exactamente) por qué es.”

Sin embargo, los productores ecológicos canadienses no van a investigar la fusariosis de la espiga del trigo porque no les preocupa.

Straza dirige el comité de investigación de SaskOrganics, y el pasado otoño la organización encuestaba a sus miembros sobre la financiación de proyectos de investigación.

Los agricultores querían que SaskOrganics apoyase estudios sobre temas como la salud del suelo, pero el Fusarium no era una prioridad.

presidente de la

Cody Straza no lo entiende.

El pasado año, mientras que la fusariosis de la espiga del trigo afectaba a miles de productores convencionales de Saskatchewan, Straza y otros agricultores ecológicos parecían estar protegidos de esta enfermedad fúngica.

Straza cultivó kamut en su explotación cerca de Wood Mountain, Sask., y apenas tuvo problemas con el Fusarium o las micotoxinas que produce, como el desoxinivalenol (DON).

“Le hicieron los análisis para medir el DON y los pasó sin más preguntas,” dice Straza, vicepresidente de SaskOrganics.

El Fusarium no ha sido un tema importante en las reuniones de productores ecológicos de este invierno en Saskatchewan, añade.

“En el mundo de los ecológicos no es una cuestión prioritaria. La gente lo sabe… pero no es un tema candente.”

Esta falta de preocupación es rara, porque el Fusarium y las micotoxinas han sido un problema gravísimo para los productores convencionales de cereal de Saskatchewan en el pasado año.

La cosecha de trigo de 2016 fue una de las peores que se han registrado en cuanto a niveles de Fusarium y DON en muchos distritos de las Praderas canadienses.

Este hongo afectó a todos los tipos de trigo, pero en Saskatchewan afectó especialmente al durum. Algunos productores se preguntan si sigue siendo posible cultivar durum en su explotación, porque muchos no pueden superar los análisis de contaminación por micotoxinas. El durum y otros cereales deben tener niveles de DON por debajo de ciertos niveles para poder entrar en la cadena de alimentación humana o animal.

“A estas alturas el riesgo de Fusarium está afectando muy muy seriamente a nuestra capacidad para cultivar trigo durum con éxito” afirma Levi Wood, presidente de la Asociación de Productores de Trigo de Canadá Occidental y agricultor de la zona de Regina.

Will Oddie, cuya explotación está también cerca de Regina, no está tan preocupado. La temporada pasada ha tenido una buena cosecha de trigo en su granja ecológica, y “libre de Fusarium”.

Oddie estuvo en marzo en un taller para productores ecológicos de Saskatchewan y no salió el tema de la enfermedad.

“No he oído que los productores ecológicos tengan intención de evitar cultivar trigo ni cereal en general por esto,” añade Oddie.

La experiencia de Oddie, Straza y otros productores ecológicos llama la atención, no sólo porque el tiempo húmedo suponía que las condiciones en Saskatchewan para que se diera el Fusarium eran ideales, sino también porque los productores ecológicos no utilizan fungicidas.

David Miller, profesor de química de la Universidad de Carleton y experto mundialmente reconocido en micotoxinas sostiene que los estudios y la experiencia agrícola muestran que los fungicidas resultan críticos a la hora de controlar el Fusarium y las toxinas relacionadas en el trigo.

“En áreas en las que la fusariosis de la espiga del trigo es crónica diría que es imposible producir harina con niveles adecuados de DON en un año de riesgo sin fungicidas,” dice Miller, quien ha participado en comités de expertos de la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) estadounidense.

“Yo no sé, ni nadie en el mundo sabe, cómo producir de forma efectiva cereal pequeño en zonas de riesgo en años de riesgo sin fungicidas. Eso es un hecho.”

Si Miller tiene razón, el trigo ecológico de la temporada pasada en Saskatchewan debería haber estado cargado de micotoxinas, especialmente el trigo cultivado en la zona sudeste de la provincia, donde la plaga de Fusarium fue especialmente grave.

Sin embargo, este no parece haber sido el caso.

Tristan Gill, un comercializador de Westaqua Commodity Group, que compra cereal ecológico en Vancouver, señala que la vomitoxina (DON) ha afectado a algunos productores ecológicos, pero que no ha sido algo muy extendido.

Prácticamente todo el trigo ecológico que ha comprado a los productores de las Praderas tenía niveles aceptables de micotoxinas.

“No parecía un problema muy grave… nada fuera de lo normal,” dice Gill, y añade que ha hablado con molinos harineros de Regina, British Columbia y Estados Unidos que procesan trigo ecológico.

“No hay ninguno que haya tenido problemas para encontrar productos por la vomitoxina, en absoluto.”

Gill admite que es “contraintuitivo” que los agricultores que no tratan el trigo con fungicidas tengan niveles más bajos de Fusarium y micotoxinas, pero parece que en 2016 ha sido así.

Straza también dice que los agricultores de su zona están intrigados. No entienden cómo el sistema ecológico parece haber protegido al cereal del Fusarium.

“Algunos de mis vecinos que cultivan en convencional me llaman y me preguntan qué diferencia hay. Yo la verdad es que no puedo explicarlo,” dice.

“No hay datos, no hay pruebas de que un sistema sea resiliente ante el Fusarium y el otro no.”

Myriam Fernandez, investigadora de Agriculture Canada en Swift Current (Saskatchewan) señala que existen estudios científicos europeos que muestran que los sistemas ecológicos presentan niveles más bajos de Fusarium que los convencionales.

“Llevo más de 20 años trabajando con la fusariosis de la espiga del trigo,” dice.

“No he sido capaz de hacer lo mismo aquí en Canadá.”

Sin embargo, lleva años oyendo historias en Canadá Occidental que sugieren que los productores ecológicos tienen menos problemas con la fusariosis de la espiga del trigo que los convencionales.

Hay un estudio científico sobre la podredumbre de la raíz por Fusarium que concluía que el hongo está presente a niveles más altos en los cultivos convencionales que en los ecológicos.

“No es sólo la fusariosis de la espiga. También hay otras enfermedades que están presentes a niveles más bajos (en ecológico), y nadie sabe (exactamente) por qué es.”

Sin embargo, los productores ecológicos canadienses no van a investigar la fusariosis de la espiga del trigo porque no les preocupa.

Straza dirige el comité de investigación de SaskOrganics, y el pasado otoño la organización encuestaba a sus miembros sobre la financiación de proyectos de investigación.

Los agricultores querían que SaskOrganics apoyase estudios sobre temas como la salud del suelo, pero el Fusarium no era una prioridad.

y agricultor de la zona de Regina.

Will Oddie, cuya explotación está también cerca de Regina, no está tan preocupado. La temporada pasada ha tenido una buena cosecha de trigo en su granja ecológica, y “libre de Fusarium“.

Oddie estuvo en marzo en un taller para productores ecológicos de Saskatchewan y no salió el tema de la enfermedad.

“No he oído que los productores ecológicos tengan intención de evitar cultivar trigo ni cereal en general por esto,” añade Oddie.

La experiencia de Oddie, Straza y otros productores ecológicos llama la atención, no sólo porque el tiempo húmedo suponía que las condiciones en Saskatchewan para que se diera el Fusarium eran ideales, sino también porque los productores ecológicos no utilizan fungicidas.

David Miller, profesor de química de la Universidad de Carleton y experto mundialmente reconocido en micotoxinas sostiene que los estudios y la experiencia agrícola muestran que los fungicidas resultan críticos a la hora de controlar el Fusarium y las toxinas relacionadas en el trigo.

“En áreas en las que la fusariosis de la espiga del trigo es crónica diría que es imposible producir harina con niveles adecuados de DON en un año de riesgo sin fungicidas,” dice Miller, quien ha participado en comités de expertos de la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) estadounidense.

“Yo no sé, ni nadie en el mundo sabe, cómo producir de forma efectiva cereal pequeño en zonas de riesgo en años de riesgo sin fungicidas. Eso es un hecho.”

Si Miller tiene razón, el trigo ecológico de la temporada pasada en Saskatchewan debería haber estado cargado de micotoxinas, especialmente el trigo cultivado en la zona sudeste de la provincia, donde la plaga de Fusarium fue especialmente grave.

Sin embargo, este no parece haber sido el caso.

Tristan Gill, un comercializador de Westaqua Commodity Group, que compra cereal ecológico en Vancouver, señala que la vomitoxina (DON) ha afectado a algunos productores ecológicos, pero que no ha sido algo muy extendido.

Prácticamente todo el trigo ecológico que ha comprado a los productores de las Praderas tenía niveles aceptables de micotoxinas.

“No parecía un problema muy grave… nada fuera de lo normal,” dice Gill, y añade que ha hablado con molinos harineros de Regina, British Columbia y Estados Unidos que procesan trigo ecológico.

“No hay ninguno que haya tenido problemas para encontrar productos por la vomitoxina, en absoluto.”

Gill admite que es “contraintuitivo” que los agricultores que no tratan el trigo con fungicidas tengan niveles más bajos de Fusarium y micotoxinas, pero parece que en 2016 ha sido así.

Straza también dice que los agricultores de su zona están intrigados. No entienden cómo el sistema ecológico parece haber protegido al cereal del Fusarium.

“Algunos de mis vecinos que cultivan en convencional me llaman y me preguntan qué diferencia hay. Yo la verdad es que no puedo explicarlo,” dice.

“No hay datos, no hay pruebas de que un sistema sea resiliente ante el Fusarium y el otro no.”

Myriam Fernandez, investigadora de Agriculture Canada en Swift Current (Saskatchewan) señala que existen estudios científicos europeos que muestran que los sistemas ecológicos presentan niveles más bajos de Fusarium que los convencionales.

“Llevo más de 20 años trabajando con la fusariosis de la espiga del trigo,” dice.

“No he sido capaz de hacer lo mismo aquí en Canadá.”

Sin embargo, lleva años oyendo historias en Canadá Occidental que sugieren que los productores ecológicos tienen menos problemas con la fusariosis de la espiga del trigo que los convencionales.

Hay un estudio científico sobre la podredumbre de la raíz por Fusarium que concluía que el hongo está presente a niveles más altos en los cultivos convencionales que en los ecológicos.

“No es sólo la fusariosis de la espiga. También hay otras enfermedades que están presentes a niveles más bajos (en ecológico), y nadie sabe (exactamente) por qué es.”

Sin embargo, los productores ecológicos canadienses no van a investigar la fusariosis de la espiga del trigo porque no les preocupa.

Straza dirige el comité de investigación de SaskOrganics, y el pasado otoño la organización encuestaba a sus miembros sobre la financiación de proyectos de investigación.

Los agricultores querían que SaskOrganics apoyase estudios sobre temas como la salud del suelo, pero el Fusarium no era una prioridad.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s