250 millones de litros de glifosato al año para Argentina

En Argentina se aplican anualmente más de 250 millones de litros de glifosato
En Argentina se aplican anualmente más de 250 millones de litros de glifosato

Carlos Vicente, integrante de la Red Nacional de Acción Ecologista (Renace), afirmó que en la Argentina se aplican anualmente más de 250 millones de litros de glifosato, por lo que llamó a abrir el debate sobre la agricultura y el modelo productivo.
Consideró además que la elevación a Ministerio de la Secretaría de Ambiente no es más que “un maquillaje verde” porque hay “continuidad y profundización” del extractivismo con el avance de los agronegocios, la deforestación, los megaproyectos y la minería a cielo abierto.
Vicente, de formación farmacéutico y activista ambiental desde hace 30 años en GRAIN (internacional) y en Acción por la Biodiversidad, de apoyo a las protestas populares por el derecho a un ambiente sano pidió que el gobierno llame a un debate “de fondo” sobre las problemáticas que afectan los territorios y que declare “la emergencia ambiental nacional”.Al explicar la necesidad de abrir la discusión puso como ejemplo a los agronegocios: “aquí no hay ningún tipo de debate sobre qué modelo de agricultura queremos. Hoy se aplican más de 250 millones de litros de glifosato por año y el monocultivo ocupa 20 millones de hectáreas. Algo está fallando y para mí que haya un ministerio no implica la formulación de políticas ni abordar estos debates”, dijo el ecologista.
Crítico, tampoco acuerda con la fórmula que utiliza el ministro Sergio Bergman quien en repetidas ocasiones puntualizó que el gobierno nacional “no está en contra de la producción, lo que decimos es que la única producción viable es la sustentable”.
“Dicen que el país necesita la minería, quitaron las retenciones pero ¿cómo Argentina va a defender la cordillera con cientos de proyectos mineros a cielo abierto que implican moler las montañas y extraer con productos químicos los minerales?”, se preguntó.
Agregó que “sostenible y responsable son adjetivos para engañar a los pueblos pensando que hay posibilidades de que los agronegocios y la minería sean sustentables, cuando esto no es así”.
El derrame de solución cianurada en San Juan en septiembre del 2015 le sirvió a Vicente como otro ejemplo de lo que hay que lamentar: “el avance del extractivismo se torna dramático en Argentina. No es que estamos empezando a vivir la crisis, ya hay crisis instalada: el derrame de cianuro en Jáchal es a lo que estamos expuestos y no hay manera de hacer que esa minería a cielo abierto, con cianuro, sea sustentable”.
Por otra parte contó que la Renace dejó, apenas asumido el ministro, un documento en la Mesa de Entradas del organismo en el que “planteamos varias problemáticas: agronegocios, la urbana, la de la contaminación, de la minería, de la energía nuclear. Nosotros venimos analizando todos estos temas con las comunidades pero nunca tuvimos ninguna respuesta ni un llamado para el diálogo”.
De todos modos advirtió que las organizaciones no están dispuestas a acudir a “un diálogo para plantear parches sino que necesitamos como argentinos generar un debate de fondo sobre el modelo de país que queremos” y recordó que en la Argentina se pierden “200 mil hectáreas de bosques por año”.
Sobre este punto distintas ONGs ambientalistas, además de las organizaciones campesinas y de indígenas, reclamaron por el incumplimiento de la ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, en algunos casos porque empresarios avanzaron sobre zonas amarillas, que pueden ser restauradas desde el punto de vista de la conservación o rojas que de acuerdo a la norma son intocables.
Vicente dijo que el debate que pretenden es “socioambiental” porque “nosotros no hablamos de ambiente sin gente. Todos vivimos y somos parte de esta naturaleza, no tenemos un Plan B, no hay otro planeta u otro lugar adonde irnos”, y denunció el “vacío” en torno a estos temas que existen “en la sociedad, algo que no es casual porque está alimentado por los grandes medios y sus intereses”.
Finalmente remarcó que las soluciones “no van a llegar de arriba” y sostuvo que a su juicio “no hay ningún dirigente ni líder que sea capaz de cambiar la conciencia de la gente; por eso necesitamos que la sociedad empiece a debatir profundamente estas cuestiones sin censuras ni limitaciones”.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s